… mientras tenga memoria, cada día estarás conmigo para sentir la congoja punzante de tu recuerdo…

… mientras tenga memoria, cada día estarás conmigo para sentir la congoja punzante de tu recuerdo…

DSC_1892A unos días vista, comienzo a hacerme a la idea y he dibujado una imagen en las cenizas de la memoria, perecederas en el polvo pero imborrables en la información del cosmos, para que los arqueólogos del futuro algún día en un siglo lejano, tal vez ya en otra civilización y otro milenio, documenten al recolectar con tecnología avanzada los bits de información dispersa, que en este mundo banal de los inicios de un tercer milenio DC, tras muchos millones de años de evolución en la Tierra (tercer planeta, después de Mercurio y Venus, los que rodean un astro llamado Sol, estrella ordinaria y perdida en una lejana galaxia más acá de las Columnas de Tanhausser, donde hubo de viajar el replicante de Blade Runner) hubieron muchos seres maravillosos, pero para mi hubo uno muy especial; un hombre fascinante, extraordinario, perteneciente a la especie humana más avanzada, como culminación de su mejor evolución; un ser bondadoso, inmenso, excepcional, que aportó como saldo de su paso por la vida el valor más positivo que puede añadir un ser humano en su paso por ella; el de hacernos felices a quienes le rodeábamos. Él me regaló la vida y nos dejó maravillados a quienes le conocimos; ahora conmocionados y desolados por su ausencia, aunque siempre estará vivo en el recuerdo y  el corazón.  Era pura imagen de bondad y nobleza excepcional; mi padre.

Fue un privilegio el recibir la vida de ti, pero sobre todo lo fue el  poder crecer contigo y el quererte y compartir tu tiempo. Gracias por ello. Pese a la tiranía de la biología cruel que transforma la materia y la energía y crea y destruye las formas de vida que nos transmiten emociones, mientras tenga memoria, siempre estarás en ella, cada día estarás conmigo para sentir la congoja punzante de tu recuerdo. Te quiero, padre. Cuánto te echo de menos…

(499)

FacebookTwitterGoogle+RedditGoogle GmailCompartir
joanmarti
Escriito por joanmarti

Abogado de profesión; juntaletras revoltoso de afición y aflicción, diletante del pensamiento embebido en la relatividad y la cuántica... No hay más.

1 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    enero 08, 2016

    Tu padre vive en tí ,llevas su ADN,su genética,y sus enseñanzas de su ejemplo en vida.
    “””un ser bondadoso, inmenso, excepcional, que aportó como saldo de su paso por la vida el valor más positivo que puede añadir un ser humano en su paso por ella; el de hacernos felices a quienes le rodeábamos. Él me regaló la vida y nos dejó maravillados a quienes le conocimos; ahora conmocionados y desolados por su ausencia, aunque siempre estará vivo en el recuerdo y el corazón. Era pura imagen de bondad y nobleza excepcional; mi padre.”

    Una “loa a un padre ” de un hijo agradecido y lleno de amor por la vida.

    Responder

Leave a comment