La decadencia de la contracultura pastoreada al redil. El conmovedor cuento de Patti Smith y la canción que se negó a ser cantada.

La decadencia de la contracultura pastoreada al redil. El conmovedor cuento de Patti Smith y la canción que se negó a ser cantada.

Hace casi un millón de años, Patti Smith, junto con Dylan, Baez, Lennon, Morrison y tantos otros que hicieron de la música una herramienta de lucha, reivindicaba un mundo mejor, hablando de contracultura y contrapoder contra lo caduco, el stablishment y las estructuras de élites que roban la vida a la mayoría de la humanidad. Entonces cantaba esto:

Pero Patti con el tiempo acabó domesticada, como su amigo (nuestro amigo) Bob Dylan, y, prestándose al paripé de un premio Nobel groseramente adulterado para burla y escarnio de escritores y literatos creadores de todo el mundo, se puso de punta en blanco para ir a cantar ante smokings, joyas, luxury, burgesía, CEOs y demás amos del mundo, que una gran lluvia iba a caer, según dijo Dylan cuando, al igual que ella, años ha, también era silvestre e indómito.

Pero sucedió que en ese cónclave de la sociedad VIP decente, triunfante y de orden que gobierna el mundo y “da” los “premios”, mal podía decir nuestra ilustre amiga que estaba en una “habitación llena de hombres cuyos martillos sangraban” o “donde había 10 mil oradores de lenguas rotas…” (“A Hard Rain’s Gonna Fall”) y, oh milagro para maravillarse, simplemente sucedió que la canción se negó a ser cantada y Patti, -pobre Patti, cómo la cercanía al poder y la adulación desnuda nuestro ego y pequeñas miserias y nos hace el culo pesicola-, comenzó a balbucear incapaz de recordar la letra…


Patti, por Dios, tú también? De traje chaqueta y tiros largos para eso? Que patetismo, amor. (206)

FacebookTwitterGoogle+RedditGoogle GmailCompartir
joanmarti
Escriito por joanmarti

Abogado de profesión; juntaletras revoltoso de afición y aflicción, diletante del pensamiento embebido en la relatividad y la cuántica... No hay más.

2 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    diciembre 13, 2016

    Pues, sí, tal mismo pasó, y tal mismo ha pasado con Dylan, que los viejos rockeros se vuelven seniles.

    Responder

  2. Avatar
    diciembre 13, 2016

    Como darme de baja de esta mierda que me mandas?

    Responder

Clic para cancelar respuesta.

Leave a comment