Loreena McKennitt, antropología de los sueños..

Loreena McKennitt, antropología de los sueños..

Loreena McKennittPhoto by Donna Griffith

Loreena McKennit es un prodigio de mujer. Pianista, arpista, vocalista con un registro prodigioso sólo al alcance de los ángeles (si acaso existieran). Invoca unos mundos intemporales en paisajes bucólicos.  Explora tanto la antropología musical de los territorios y paises que visita como la del alma de sus habitantes y antepasados.

Una joya de leyendas y cisnes.

 

Letra tradicional. Música y arreglos de Loreena McKennitt

Un agricultor que vivía en el norte país,

Tenía una, dos y tres hijas.

Estas hijas caminaban por la orilla del río

La mayor empujó a la más joven

¡Oh hermana, oh hermana, dame la mano
Y yo te daré la casa y las tierras
Ni te doy la mano ni el guante
A menos que me des tu amor verdadero
A veces se hundía, a veces nadabaHasta que llegó a la presa del molinero
La hija del molinero, vestida de rojo
Fue a por agua para hacer pan
Oh padre, oh padre, aquí nada un cisne
Es muy suave, como una mujerLo pusieron sobre un banco para secarlo
Llegó un arpista que pasaba por allí
Hizo las clavijas del arpa con sus dedos
Hizo las cuerdas del arpa con su dorado pelo
Hizo el marco del harpa con sus huesos
Y directamente comenzó a tocar sola.

Él la llevó al hall de su padre
Había tribunal en la corte
Él puso el arpa sobre una piedra
Y directamente comenzó a tocar sola.

Y allí estaba sentado mi padre, el Rey
Y allá se encontraba mi madre, la Reina
Y allí estaba sentado mi hermano Hugh
Y junto a él William, dulce y sincero
Y allí sentada, mi falsa hermana, Anne
Quién me ahogó por un hombre

Dos hermanas pasean por la orilla de un río y la mayor, enamorada del pretendiente de la pequeña, la empuja al agua. (En algunas versiones aparece también una tercera hermana, pero ésta no juega ningún papel relevante en la historia.) Finalmente, la joven se ahoga, y su cuerpo inerte comienza a remontar la corriente del río. La hija de un molinero la confunde con un cisne y la arrastra hasta la orilla, donde un bardo, seducido por su belleza, decide construir con su cuerpo una hermosa arpa: los huesos forman la estructura, con los cabellos hace las cuerdas y con los dedos, las clavijas…cuando finaliza, el arpa, poseída por el espíritu de la muchacha, comienza a tocar sola y a narrar su trágica historia. El bardo la lleva a la corte del rey, donde el instrumento canta su historia y acusa a la hermana mayor de asesinato.

“Dos hermanas caminaban por la orilla de un río, y la mayor empujó a la pequeña al agua…” Así empieza “The Bonny Swans”, antigua balada que narra el asesinato de una joven de la realeza inglesa. Y es que la novela negra, es decir, la narración de un crímen, es un género literario tan viejo como el hombre: a principios del siglo XVI, fecha en la que se registró por primera vez -aunque con otro nombre- la historia de “The Bonny Swans”, esta clase de literatura se conocía como “murder ballad”. Se trataba de narrar, en clave musical y con todo lujo de detalles, la historia de un asesinato, ya sea real o fantástico. Las más antiguas y famosas fueron las registradas durante la Edad Media en Gran Bretaña, Escandinavia, y otras zonas del norte de Europa, donde la tradición oral estaba fuertemente arraigada.


La historia apareció por primera vez en 1656 con el nombre de “El molinero y la hija del rey”, y a partir de ahi se han registrado más de 21 versiones sólo en Inglaterra: “Minnorie”, “The Cruel Sister”, “The Bonny Swans” (Los bellos cisnes), y el nombre con el que es más conocida, “The Twa Sisters”. En cuanto al resto de Europa, en Escandinavia se han recogido más de 30 variantes, y tan sólo en Suecia aproximadamente 125.
Los elementos fantásticos entretejidos en esta “murder ballad” provienen de las enrraizadas culturas pre-cristianas de la zona,los estratos celta y vikingo, que han logrado mantenerse hasta nuestros días gracias a la labor cristianizadora del primitivo monacato irlandés: éste se encargó de transcribir por primera vez aquellas antiguas leyendas de su pueblo, adaptando los elementos que consideraban “paganos” a la nueva religión.

La doncella-cisne, por ejemplo, es una figura mitológica muy relevante que ha logrado mantenerse hasta nuestros días. Historias de la mitología celta como “Agnus y Caer” o “Los Hijos de Lir” hablan de este tipo de transformaciones; las célebres walkirias de la mitología nórdica poseían también, entre otros dones, la facultad de transformarse en cisnes. El ejemplo más cercano y actual es Odette, la protagonista del ballet de Tchaikovsky, “El lago de los cisnes”. Por otra parte, fueron los cristianos quieren asociaron por primera vez al animal con diversos instrumentos músicales- arpas, flautas y laúdes- . El Bestiario Medieval dice de ellos que ” su voz es tan melodiosa que, cuando alguien toca el arpa en su rpesencia, el cisne se acompasa y se une a ella, cantando juntos a modo de dúo.

El instrumento que toca solo, poseído por algún tipo de fuerza sobrenatural, también es un tema recurrente. Por ejemplo, uno de los cuentos más populares en Alemania, “The Singing Bone”, es paralelo a “The Bonny Swans”, y se hizo tan famoso que incluso fue recopilado en el siglo XIX por los Hermanos Grimm. De hecho, la versión eslovena de la balada se titula directamente “La flauta hecha con un hueso humano revela un asesinato”. En algunas variantes de Noruega y Suecia alguien rompe el instrumento, haciendo que la muchacha muerta resucite.

(sacado de http://the-mystic-dream.blogspot.com.es/2009/08/bonny-swans.html,  Gracias!!)

  (363)

FacebookTwitterGoogle+RedditGoogle GmailCompartir
joanmarti
Escriito por joanmarti

Abogado de profesión; juntaletras revoltoso de afición y aflicción, diletante del pensamiento embebido en la relatividad y la cuántica... No hay más.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment