Del “Sistema Hood Robin”, Adam Smith, la mano invisible y el robo mal disimulado; 200 años de sofisma y 20 de subversión del lenguaje..

Del “Sistema Hood Robin”, Adam Smith, la mano invisible y el robo mal disimulado; 200 años de sofisma y 20 de subversión del lenguaje..

SISTEMA HOOD ROBIN. Así se llama la política hacendística y presupuestaria puesta en marcha en los últimos años en la UE de las democracias occidentales y, en particular, en Irlanda, Grecia, Portugal y en España, de momento y sin perjuicio de lo que viene después. Sabido es que Robin Hood robaba a los ricos para repartir entre los pobres, pero en el sistema HOOD ROBIN se invierte el orden de las palabras y resulta justo al revés; se roba a los pobres –mil euristas, subsidiados, parados, jubilados y demás menesterosos- para llenar las arcas de los ricos, mayormente banqueros, ricachos y grandes capitales. Se recorta en prestaciones sociales y se piden rescates para entregar el dinero recortado al FROP y a otros engendros que están “salvando” a la banca. A pesar del sacramental principio de libertad de empresa, del laissez faire, laissez passer, -dejad pasar, dejar hacer- y la salmodia de los principios de sacrificio e iniciativa personal y del prosperar a toda costa, con el que a modo de rosario de cuentas llevaban canturreando 200 años, sin socializar nunca, por supuesto, los beneficios de todos estos banqueros  triunfadores, ahora, cuando vienen mal dadas, el Estado, -dicen-, debe socializar las pérdidas para que el sistema no se hunda; es decir, han de robarnos a los ciudadanos de a pie para sanear la cuenta de resultados de todos éstos en forma de rescates bancarios, recortes en su tipo impositivo, sociedades patrimoniales opacas, etc.

Desde la Revolución Industrial inglesa, Adam Smith comenzó a darnos la vara con sus cosas del libre mercado o librecambismo y la idea principal y sagrada de la no injerencia de los estados en asuntos económicos,  para orar a la elasticidad de la demanda y dejar a la famosa mano invisible que guiara a la economía, con el sofisma de que los personales egoísmos responsables repercutirían en beneficio de toda la sociedad y en el desarrollo de la economía, abominando de la regulación del Estado.., pero parece que la famosa mano siguió su inclinación natural y le dió por robar, y así que se hincharon a llevárselo crudo jugando al corro de la patata..

Cuando la cosa comenzó a fallar, ya más reciente, vino el “business politics”, la política de los gobiernos y partidos corruptos orientada por los grandes capitales que financian las campañas electorales y les mantienen como clientes endeudados y pringados..

Por último, agotado ya el sistema de creencias y sofismas de los últimos 200 años, vienen ahora fiando su suerte a los falsimedios, -de los que también son empresarios propietarios, obvio es decirlo-, para que usen su capacidad de “informar” manipulando al sufrido personal y así vendernos este maravilloso cuento; y así que ahora nos hablan de conceptos arcasnos (arcanos para asnos), tal que la prima de riesgo, los mercados de deuda indirecta, derivados, del índice del no sé qué, de las líneas de estabilidad de no sé cuanto, de estudios econométricos, derivaciones en el impacto de la renta, de capacidad de sacrificio (nuestra, obviamente), y así que estamo como estamos, mirando al colchón desconsoladamente..

joanmarti
Written by joanmarti

1 Respuestas a comentarios

  1. Avatar
    septiembre 24, 2012

    hauren de tornar al sistema Robin Hood ?

    Reply

Leave a comment